Sottovoce Madero: un clásico de comida italiana en Puerto Madero4 minutos de lectura

Sottovoce Madero
Foto: Cortesía de Sottovoce Madero

El viernes a la noche tuve la oportunidad de ir a Sottovoce Madero ubicado en Puerto Madero. Es un restaurante al que siempre quise ir, y ahora teniendo la oportunidad con el menú y los precios que ofrecen para Buenos Aires Food Week ($250 el almuerzo y $410 la cena), dije: “esta es la mía”.

Sottovoce es un clásico de comida italiana, ubicado en Puerto Madero con una excelente atención, muy personalizada y rápida. Los mozos están impecables, vestidos a la antigua y muy atentos en todo momento. Destaco mucho la posibilidad de poder comer mirando al río estando en capital.

Llegamos con mi amiga, teníamos hecha la reserva para las 10 y nos recibieron con un aperitivo de bienvenida de Aperol Spritz y una mesa para dos con muy linda vista.

Lo primero que veo de un restaurante y determina la comida es la panera, en este caso la panera es abundante, con diferentes tipos de panes y salsitas para acompañarlo. Ya arrancamos bien.

Las entradas de Sottovoce Madero

 

Entradas de Sottovoce Madero
Foto: Cortesía de Fátima Razetti

Empezamos con la entrada, yo me pedí prosciutto, rúcula y parmesano. Siendo una entrada, me pareció super abundante y el jamón crudo me vuelve loca así que fue una buena elección.

Mi amiga, Delfi se pidió las olivas ascolanas. En “criollo”, son unas albóndigas de aceitunas con salsa de tomate acompañadas de una ensalada de rúcula.También un plato abundante, me trasladó a un clásico bodegón.

Los platos principales de Sottovoce Madero

fuisilis a la Norma de Sottovoce
Foto: Cortesía de Fátima Razetti

No podíamos irnos de este restaurante sin probar su especialidad, pedimos unos fuisilis a la Norma. Unos fideos acompañados con berenjenas, tomates, ricota y mucho queso. Al dente, con mucho sabor y bien caseros. ¡Atentos! los que les suman verduras a todos los platos, gran opción.

El solomillo de cerdo con puré de batata de sottovoce
Foto: Cortesía de Fátima Razetti

Lo que más destaco de toda la comida es este plato, muy recomendable. El solomillo de cerdo con puré de batata. Se cortaba solo, era una mantequita y venía acompañado de unos aros de cebolla asada y panceta. Muy tierno, con la cocción justa y la panceta bien crocante y fina.

Los postres de Sottovoce Madero

semifreddo de chocolate de Sottovoce
Foto: Cortesía de Fátima Razetti

Para los amantes del chocolate, vayan sin dudar por el semifreddo de chocolate, una bomba. Bien suave acompañado de una bocha de helado de vainilla, ideal para cerrar la comida.

helado de la casa de Sottovoce
Foto: Cortesía de Fátima Razetti

Por último, para coronar la noche, pedimos el helado de la casa. Nos pusieron tres bochas en vez de dos (ya suma) y probamos el sambayón, dulce de leche y limón, casero y muy bueno.

opción de colaborar con la fundación Banco de Alimentos
Foto: Cortesía de Fátima Razetti

Al final, cuando pedimos la cuenta tuvimos la opción de colaborar con la fundación Banco de Alimentos. Con la cuenta te entregan un sobre con el logo de la ONG y la plata recolectada se traduce en platos de comida para los más chicos. Es un lindo gesto, al alcance de la mano y suma.

Dato extra: si vas en auto, olvidate del estacionamiento, Sottovoce Madero cuenta con servicio de valet parking.

Hay muchas opciones en esta 10ª edición de Buenos Aires Food Week, para todos los gustos. En mi caso, me gustó volver a los clásicos y probar sus propuestas. Sottovoce era algo que tenía pendiente y superó ampliamente mis expectativas.

Sottovoce Madero queda en Av. Alicia Moreau de Justo 176 en Puerto Madero.

Si buscás más opciones te dejo tips para aprovechar la Buenos Aires Food Week en Puerto Madero. Sino también podés entrar a Restorando y chequear las más de 900 propuestas de restaurantes y bares en Buenos Aires. ¡Reservá tu mesa gratis y en el momento!

Compartir:
Fátima Razetti
Fátima es Licenciada en Comunicación Publicitaria por la Universidad del Salvador. Hay largos períodos en los que come casi exclusivamente arroz yamaní.