Receta fácil para cocinar pizza al estilo Nueva York4 minutos de lectura

Plato con una porción de pizza de muzarella

¿Que tiene de especial esta pizza? ¡Es bien finita y con bordes super crujientes! Son las típicas pizzas enormes que ves servidas en los mostradores de las pizzerías de Nueva York y que te comprás de a una porción y las vas comiendo por la calle, usualmente dobladas a la mitad.

No tiene ninguna dificultad, lo único que tenés que tener en cuenta es un buen reposo del bollo de masa y estirarla bien finita.

Ingredientes para 2 pizzas grandes

Para la masa:

  • 400 g de harina.
  • 245 ml de agua a temperatura ambiente.
  • 3 cucharaditas de levadura seca.
  • 3 cucharaditas de sal fina.
  • 2 cucharaditas de azúcar.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.

Para el relleno:

  • 3 a 4 cucharadas gordas de salsa de tomate por pizza.
  • 230/250 g de muzzarella por pizza.
  • Condimentos a gusto: tomate, jamón, cebolla, huevo, aceitunas, etc.

1. Primero que nada, te muestro qué cucharita usé para medir, en este caso la más chiquita de las que ves, que sería para pocillo de café.

Tres cucharas sobre un plato

2. Mezclá la harina, el azúcar y la sal. Por otro lado, el agua y la levadura.

3. Hacé un hueco en los ingredientes secos y adentro agregá el agua con levadura. Empezá a mezclar desde el centro hacia los bordes hasta integrar toda la harina en un bollo que no esté uniforme.

4. Llevá la masa a la mesada, separá un poco el bollo con la mano y agregá el aceite de oliva.

Bollo de masa con aceite de oliva en el medio

5. Empezá a amasar la masa y con las dos manos apretá el bollo en el centro llevándolo hacia atrás, luego replegá los extremos de la masa sobre el centro y volvé a apretar y estirar el bollo hacia atrás.

También podés ir moviendo el bollo apretando con una mano para la diagonal de la derecha, volver al centro y luego hacia la otra diagonal. Amasá bastante hasta que logres un bollo uniforme y parejo, de 4 a 5 minutos aproximadamente.

Bollo de masa cruda

6. Separá el bollo en dos partes iguales y colocá cada una en una bolsa hermética o en un tupper tapado con papel film y llevalo a la heladera. Lo mínimo que te conviene dejar la masa en la heladera es un día o una noche y hasta 3 días. Mientras más lo dejes en la heladera más trabaja la levadura y más sabores se generan en la masa.

7. Cuando te decidas a cocinar la pizza, retirá el bollo de la heladera como mínimo media hora antes de estirar para que pueda tomar temperatura. La masa no tiene que crecer un montón ni duplicar el volumen, crece muy poco pero así es esta receta.

8. Prendé el horno a fuego medio y colocá dentro una piedra para pizza, si tenés, y si no una placa limpia. Retirá el bollo del bowl y espolvoreá con bastante harina la mesada limpia y el bollo de masa (si no te sentís muy seguro en el estirado de la pizza y no querés que se te pegue a la mesada, podés estirarla sobre un papel manteca con harina).

Para poder lograr esos bordes crujientes y esa masa finita en el centro que te comenté al principio, tenés que seguir la técnica de estiramiento que te muestra el siguiente video, yo no me animé a revolear la masa por el aire, así que si tampoco te animás no hay problema, solo intentá que la masa te quede bastante finita:

9. Una vez estirada la masa, podés pasarla a un papel manteca para que te sea más fácil moverla y la llevás a la placa o piedra que habías calentado en el horno. Agregale las cucharadas de salsa y llevala a la parte más baja del horno (la que está casi pegada a la llama) y cocinala por 3 o 4 minutos hasta que se empiece a dorar la base.

Un tip: antes de ponerle la salsa a la pizza, retirale de los bordes el exceso de harina así se dora bien prolija.

10. Una vez pasados los minutos, retirá la pizza y colocale por encima la muzzarella rallada o en cubitos, el resto de los ingredientes que quieras y cocinala hasta que toda la muzzarella se derrita y se dore.

Pizza con muzzarella y tomate

Cómo freezar la pizza

Si ya tenés la masa lista y estirada pero no querés comerla en ese momento, cociná la masa con la mitad de salsa de tomate en la parte media del horno por 3 a 5 minutos, hasta que la masa haga un poco de piso pero no se dore.

Pizza precocida lista para ser freezada

La retirás del horno, la dejás enfriar un poco y cuando está tibia la guardás en una bolsa o la envolvés en papel film y la guardás en el freezer (¡hasta por un mes!). Cuando la quieras comer, sacala del freezer 1 hora antes hasta que se descongele y la ponés directamente en una placa caliente con más salsa, el queso y los ingredientes que quieras y la llevás a horno fuerte hasta que esté cocida y el queso derretido.

Compartir:
Sobran Sabores
Siempre fue amante de la cocina, empezó su carrera formal con administración pero también se animó a estudiar Pastelería en el IAG, y tiene su empresa Tant Pour Tant Catering. Se dedica a lo que le apasiona con mucho esfuerzo y amor, escribiendo recetas fáciles en su blog Sabores Sobran para ayudar a la gente a animarse a cocinar.