Patio Japonés: una salida nikkei en Puerto Madero5 minutos de lectura

restaurante_patio-japones_puerto-madero_patio_exterior_cr
Foto: Cortesía de Patio Japonés

En pleno Puerto Madero, entre rascacielos, luces y el río, se encuentra Patio Japonés. Una interesante propuesta de cocina fusión peruano japonesa, más conocida como cocina nikkei. La cocina peruana ya no es un boom, es una realidad que día a día crece en la ciudad.

El ambiente en Patio Japonés

Patio Japonés comida nikkei en Puerto Madero
Foto: Explorador Gastronómico

En el salón se crean distintos ambientes, con luces bajas y la melodía de una guitarra generan un clima ideal para una cita romántica. Una gran barra desde donde se pueden ver las creaciones del sushiman completa el salón.

Terraza de Patio Japonés
Foto: Explorador Gastronómico

En el exterior, una terraza con vista privilegiada del río y la ciudad, donde suelen juntarse grupos a disfrutar del after office con una cervecita en mano. Hay espacio para los amigos y para los enamorados, cada uno encuentra su espacio ideal en Patio Japonés. Si vas en plan solitario, acomódate en la barra. Todos son bienvenidos.

Tragos de Patio Japonés
Foto: Explorador Gastronómico

Noche de calor, y con una buena selección de tragos y cocktails, comenzamos una grata velada. En la carta podés encontrar desde un clásico Old Fashioned, pasando por un Sakerinha (cachaca, sake, lima, syrup), un refrescante Campari Spritz o quizás un Negroni.  

Para empezar:

Entradas de Patio Japonés
Foto: Explorador Gastronómico

Con el paso de los años descubrí que me gusta tanto el picoteo que podría tranquilamente suplantar el plato principal por varias entradas. Y en un lugar como Patio Japonés podría hacerlo sin problemas. Tienen una buena cantidad de propuestas, una más rica que la otra. Empezamos la noche con unas gyozas rellenas de cerdo y verdeo acompañadas de salsa nikkei. Continuamos con unas papas a la huancaína con polvo de aceitunas negras, la salsa picantona, como debe ser. Seguimos este viaje peruano japonés con unas empanadas fritas de ají de gallina y otras de lomo. Me detengo acá y me saco el sombrero por esa empanada de ají de gallina. Para mi cumpleaños ya saben, quiero una docenita. Y cerramos este recorrido por las entradas con unas papas andinas, bien picositas, ideales para una tarde de sol con cervecita y vista al rio.

Entradas de Patio Japonés
Foto: Explorador Gastronómico

Como si esto fuera poco, hay tiraditos, geishas, langostinos rebozados, trilogía de causas, nigiris, sashimi, lo que quieras. Entre los tiraditos se destaca el passion de salmón rosado flambeado en salsa de maracuyá y batatas fritas. También el de pulpo, imposible decidirse por uno solo.

Como en cualquier restaurante de sushi, es clave escuchar a los camareros y de ser posible al sushiman, déjate llevar que estás en buenas manos. Los productos frescos y una buena técnica, la clave para armarte una buena degustación de sushi.

En mi cabeza, a la hora de ordenar entradas, principal y postre, pienso en las cenas por pasos para que todo tenga cierto sentido, inventar mi propio menú de pasos. Como el recorrido fue por el lado de Perú, por ahí intentamos llevar los principales y el postre. Sí, a veces pienso demasiado, lo sé.

Los principales en Patio Japonés

Podríamos subdividir esta sección en tres: de mar, de la casa y las clásicas tablas de sushi.

Wok de carne de Patio Japonés
Foto: Explorador Gastronómico

Dentro de los principales de la casa se encuentran la mayoría de mis favoritos de la cocina peruana: ají de gallina, tallarines al wok, arroz chaufa, lomo saltado y el preferido de los niños ¡ salchipapa! Como buen carnívoro, el lomo saltado fue una de mis elecciones. Cebolla, pimientos, tomate, cilantro, papas fritas, arroz y carne. Todo lo que está bien en un mismo plato.

Los de mar también son bastante clásicos: variedad de ceviches, jalea con mariscos, salmón  teriyaki, arroz con mariscos. El distinto, el plato de la casa, los mariscos Patio Japonés. Mariscos salteados con salsa de ají amarillo, la gastronomía nikkei en su máxima expresión. Otra de nuestras elecciones fue el salmón rosado a la plancha con salsa teriyaki, perfectamente cocido acompañado con vegetales salteados.

Salmón de Patio Japonés
Foto: Explorador Gastronómico

Sushi time

restaurante_patio-japones_puerto-madero_patio_sushi_2_cr (1)
Foto: Cortesía de Patio Japonés

Si, la tercera gran opción entre los principales es optar por una tabla de sushi. 6 opciones de tablas que van de 12 a 80 piezas entre rolls, sashimi y nigiris de todo tipo. Y acá juega la fusión al máximo, productos peruanos, japoneses y hasta mexicanos. Algunas muestras de esto son los rolls Hiroshima de salmón en tempura, queso philadelphia, pepino, cubierto con ciboulette y salsa nikkei. Otro muy interesante es el Nuevo México: tartare de salmón coronado con guacamole picante. Frescos, correctamente trabajados y con propuestas para todos los gustos.

¿Te estás cuidando? 4 ensaladas frescas te esperan en Patio Japonés. Hay de salmón, de atún, de salmón ahumado y hasta la clásica caesar.

¿No te estás cuidando? Seguí leyendo que llegan las cositas dulces…

Los postres en Patio Japonés

Acá encontramos brownie con helado, apple crumble, flan casero, plato de frutas, cheesecake. Todos clásicos, todos ganadores. Pero si en un restaurante peruano estamos, recomiendo que busquemos esas cositas dulces fuera de lo de todos los días. Y aquí, quien se ganó mi corazón, mi glucosa en sangre, todo, fue el tradicional postre Peruano: el suspiro limeño. Más que suspiros hay ovaciones, cremoso, dulce sin ser empalagoso, ideal para culminar una gran velada.  

Suspiro limeño de Patio Japonés
Foto: Explorador Gastronómico

Patio Japonés queda en Olga Cossettini 1611 en Puerto Madero. Acá podés hacer tu reserva gratis.

Si buscás más opciones te aconsejo entrar a Restorando y chequear las más de 900 propuestas de restaurantes y bares en Buenos Aires. ¡Reservá tu mesa gratis y en el momento!

Compartir:
Explorador Gastronómico

Cocinar, comer y viajar, son sus grandes pasiones. Cuando va a comer a un lugar nuevo siente ese cosquilleo de las primeras citas románticas. Nunca se niega a un asado. También es autor de Explorador Gastronómico.