Los 10 mejores exponentes de la nueva coctelería bogotana5 minutos de lectura

tragos de Upper Side 81st street
Foto: Cortesía de Upper Side 81st street

Súmate a este recorrido y conoce algunos de los cocteles más novedosos y originales.

Hace unos años, el Gin-tonic causó furor en Colombia y aún sigue siendo uno de los cocteles más pedidos en los restaurantes. Sin embargo, es interesante ver cómo los “chefs líquidos” están innovando para satisfacer un público cada vez más curioso.

Watermelon Chill en Lounge (W Hotel)

Watermelon Chill en Lounge (W Hotel)
Foto: Cortesía de La Pobre Viejecita

Nuestro trayecto comienza al norte de la ciudad, en el W Bogotá Hotel. El lounge es un lugar elegante y, al mismo tiempo, accesible, excelente para tomarse algo después de salir del trabajo. La barra, encabezada por Luis Cano (ganador de World Class Competition en 2014) posee una magnífica carta de coctelería; uno de mis favoritos es el Watermelon Chill que mezcla vodka, patilla y syrup de limonaria y albahaca.

Lounge (W Hotel) queda en la Carrera 9 No 115-30 en Usaquén

Oaxaca Fizz en Gaspar

Oaxaca Fizz en Gaspar
Foto: Cortesía de La Pobre Viejecita

En el Parque de la 93 nos encontramos con Gaspar, uno de los restaurantes más bellos de esta zona. Puedes tardear en la terraza y disfrutar de la vista mientras te deleitas con un Oaxaca Fizz (mezcal, almíbar de pepino y soda) o un Kanspar (mezcal y licor de mandarina). Aunque, antes, una advertencia: son chiquiticos.

Gaspar queda en la Carrera 13 #93A-45 en Parque de la 93

Coctel Borges en Ciengramos (Hotel Click Clack)

Coctel Borges en Ciengramos (Hotel Click Clack)
Foto: Cortesía de La Pobre Viejecita

Cerca de allí se ubica Ciengramos del Hotel Click Clack, con su excéntrico menú inspirado en artistas y escritores de talla internacional. El coctel Borges (la noche de los dones caseros), parece un kit de laboratorio: agrega a tu gusto tequila, limón, cerveza de jengibre casera, picante de chipotle y tamarindo. Y si vas en plan romántico, disfruta de un García Márquez (El amor en el tiempo de los tórtolos): dos pajaritos con Tanqueray Ten, sirope de jengibre y limón. ¿Quién dijo que con la comida no se juega?

Ciengramos (Hotel Click Clack) queda en la Carrera 11 #93-77 en el Parque de la 93

Aka Sour en Osaka

Aka Sour en Osaka
Foto: Cortesía de La Pobre Viejecita

Llegamos a la esquina de la 85 con 13 que ha dado mucho de qué hablar en este último año. Osaka, la franquicia del Perú, arribó a Bogotá con una propuesta contundente. Acompaña el mejor sushi de Bogotá con un Aka Sour: pisco sour de cardamomo con un hielo de vino y flor de Jamaica que se, mientras se derrite, le empieza a dar otros matices a la bebida.

Osaka queda en la Carrera 13 Nro. 85-25 en El Retiro

Un Rocinante en Segundo

Rocinante en Segundo

Por esta zona también nos encontramos con Segundo, un nuevo restaurante que llegó para arrasar. Rocinante, que lleva tequila, limón, soda y una espuma de lulo, me cautivó.

Segundo queda en Calle  85 # 12-90

Un Gordo en Calderón

Un Gordo en Calderón
Foto: Cortesía de La Pobre Viejecita

Calderón tiene un espacio deslumbrante y cómodo, muy adecuado para reuniones pequeñas y grandes. El coctel Gordo es, utilizando la expresión de moda, “un productazo”: no dejen de probar este intenso coctel hecho con tequila, Aperol, pimienta y tabasco.

Calderón quede en la Calle 83 #9 48 en El Nogal

El Mustafa y el Makia Mule en Makia

El Mustafa y el Makia Mule en Makia
Foto: Cortesía de La Pobre Viejecita

Continuamos en Makia, un restaurante fresco y elegante, ideal para coctelear. Aunque todos los que ofrecen son buenísimos, mis cocteles sugeridos son el Mustafa, realizado con Olmeca silver, Grand Marnier y manzana, o el Makia Mule que es como una deconstrucción del clásico coctel con vodka; así, en vez de cerveza de jengibre, lleva cerveza y jengibre.

Makia quede en la Calle 81 # 8 – 38 en El Nogal

Gin Rosé de Upper Side 81st street

 

Gin Rosé de Upper Side 81st street
Foto: Cortesía de La Pobre Viejecita

No me podía ir sin recomendar mi Gin-tonic preferido, así que haremos un breve desvío por Upper Side 81st street, para probar su Gin Rosé que tiene Tanqueray Ten, Indian Fever Tree, lima y un hielo de cava rosado que le aporta una increíble sensación burbujeante.

Upper Side 81st street queda en Carrera 13 # 81 – 24 Piso 4, El Retiro

No quiero saltarme The Eightysix Cocktail Bar en Quinta Camacho, así que conozcan todo de él en esta nota que escribí.

Lulada de Villanos de Bermudas

Lulada de Villanos de Bermudas
Foto: Cortesía de La Pobre Viejecita

Ahora pasamos al barrio Chapinero y nos encontramos con los malotes de la gastronomía: Villanos en Bermudas. El segundo piso es un lounge para probar sus cocteles de autor, preparados generalmente con infusiones de la casa. Aunque con ninguno hay pierde, mi predilecto es la Lulada.

Villanos en Bermudas queda en Calle 56 #5-21 en Chapinero

Uchuva Spritz en Mesa Franca

Uchuva Spritz en Mesa Franca
Foto: Cortesía de La Pobre Viejecita

Una calle más al sur, se halla Mesa Franca, una casa con energía y vitalidad. Empieza tu comida con un Uchuva Spritz, un coctel frutal y exótico.

Mesa Franca queda en Carrera 6 # 55 – 09, Chapinero

Un Oloroso en Madre

Un Oloroso en Madre
Foto: Cortesía de La Pobre Viejecita

Nuestro largo camino por Bogotá termina en Madre, escondido en un paseo comercial de la Candelaria. Es un sitio divertido, sobre todo cuando hay música en vivo.  ¿Por qué no tomarse un coctel, como Oloroso (ron, jeréz, almíbar y aperitivo de mandarina) o Penicilina (whisky, mezcal, limón y almíbar), y luego salir de plan cultural por el centro de la ciudad?

Madre queda en la Calle 12 # 5 – 83 en La Calendaria

Mapa interactivo de la nueva coctelería bogotana

Compartir:
La Pobre Viejecita

La Pobre Viejecita es, como bien lo dice el famoso poema de Rafael Pombo, “una anciana sin nadita que comer sino carnes, frutas, dulces, tortas, huevos, pan y pez”. Le encanta conocer restaurantes y contar sus experiencias desde el punto de vista de un comensal corriente. También es autora de La Pobre Viejecita