Las 5 mejores pizzerías de Buenos Aires (que todavía no conocés)

Compartir:

La pizza es siempre un tema controversial en Buenos Aires, que despierta discusiones apasionadas y militantes fervorosos. ¿Con o sin salsa de tomate? ¿A la piedra o media masa? ¿Hay posibilidad de innovar o hay que quedarse con las variedades clásicas?

Y las cosas se complican cuando el debate trasciende fronteras: si la pizza es mejor en Argentina, en Italia, en Estados Unidos.

Probablemente ninguna de estas cuestiones importe, y lo único que hacen es crear debates inútiles y que, al final del día, nos hacen olvidar lo más importante: la pizza es quizás el mejor invento en la historia de la Humanidad. ¿No estás de acuerdo? Ok, quizás exageré,  no volvamos a polemizar. Lo que es innegable es que la pizza es un clásico, uno de esos platos que nos acompañan durante toda la vida y está presente en momentos muy diversos.

Pero cuando hablamos de pizzerías, nuestro inconsciente actúa de forma automática y dispara los nombres clásicos de la pizza porteña: Güerrin, Las Cuartetas, Los Inmortales, El Cuartito, La Mezzeta, Kentucky, y siguen los nombres…

Hoy nos proponemos ir un paso más allá y contarte cuáles son las 5 mejores pizzerías que todavía no conocés, los futuros clásicos de la pizza porteña. ¡Tomá nota!

La Más Querida

Foto: Maleva Mag

La Más Querida es un secreto a voces desde hace años. Ubicada en un rincón oculto de Belgrano, junto a las vías de la estación Belgrano C del tren Mitre y a pocos metros del Barrio Chino, en este pequeño y pintoresco local se sirve la que es, quizás, la mejor pizza a la parrilla de Buenos Aires.

Tanto su ubicación como sus escasas mesas (no más de diez) hacen que sea conocida por un selecto y fiel grupo de comensales, que vuelven una y otra vez y van extendiendo la fama de La Más Querida mediante el boca a boca.

La pizza de La Más Querida es de masa fina y dorada por el fuego amable de las brasas. Si bien hay algunas pizzas más tradicionales (como la Italiana, que viene con jamón crudo y rúcula), acá lo importante es la combinación de ingredientes de buena calidad y la experimentación de sabores y texturas. Una muestra de esto es la pizza de la casa, que lleva al mismo nombre que el local: trae salmón ahumado, champiñones, rúcula y albahaca, ¡es muy rica!

La carta de La Más Querida es variada y hay una buena cantidad de cervezas para acompañar la comida. Ah, y te sirven pochoclo salado apenas llegás, por lo que los amás de inmediato.

La Más Querida queda en Echeverría 1618, Belgrano. Hace poco abrieron una sucursal en Carranza 1875, Palermo.

Pin Pun (Villa Urquiza)

Foto: Yelp.com

Puede que estés pensando: “Ey, Pin Pun no tiene nada que hacer en esta lista, ¡es un clásico de Buenos Aires!”. Y eso es porque se te pasó por alto algo en el título: estamos hablando del local de Villa Urquiza de Pin Pun, no del tradicional de Almagro.

Cuenta el mito que los inmigrantes italianos que fundaron el local de Av. Corrientes 3954 en 1927 son los mismos que cinco años más tarde abrieron Güerrin. Con el tiempo abrieron el local de Villa Urquiza, que es para muchos “la versión cantina familiar” de Pin Pun, ya que además de pizzas ofrece minutas, parrilla y platos más típicos de una fonda que de una pizzería.

Pero vayamos a lo que nos importa: la increíble pizza de Pin Pun. Lejos de su hermana y su prima de la Av. Corrientes, en este local todavía se puede comer una pizza recién salida del horno, con mucha muzzarella (marca Vidal, de un sabor y una consistencia insuperables), media masa crocante y una salsa de tomates increíble, que tiene brillo propio. No por nada la sucursal de Almagro (que hace la misma pizza que la de Villa Urquiza) ganó hace unos años la Muza5K, la maratón de pizzas que cada vez suma más adeptos en Buenos Aires.

Hay cerveza Quilmes tirada (la mejor opción probablemente sea la jarra de 1 litro y medio) y postres clásicos, como el flan casero con crema y el almendrado con chocolate caliente.

Pin Pun queda en La Pampa 5201, Villa Urquiza.

Atilano

Foto: Google Imágenes

Atilano es un caso similar al de La Más Querida: una pizzería oculta en una esquina perdida de Coghlan, un barrio que viene aumentando su oferta gastronómica pero que nunca pierde su espíritu relajado y amable.

En Atilano no hay pretensiones: si bien cuentan con una buena variedad de pizzas, no hay muchas sorpresas en cuanto a la combinación de sabores. El punto fuerte en este pequeño local es la calidad de los ingredientes y el cuidado que ponen en la preparación: la pizza sale con masa fina y crocante, la muzzarella es muy sabrosa y la fainá con cebolla de verdeo es tremenda.

Además, tienen cerveza Warsteiner tirada y una carta que también incluye pastas, minutas y ensaladas. Uno de los mejores lugares es la vereda de Atilano, súper generosa y repleta de verde, ideal para mediodías y noches de clima templado.

Atilano queda en Iberá 3201, Coghlan.

La Calle Bar

Foto: Facebook de La Calle Bar

Ok, acá sí estamos haciendo un poco de trampa. Y es porque La Calle Bar está detrás del nuevo local de Palermo de La Guitarrita, una de las pizzerías tradicionales de Buenos Aires, que tiene su local insignia en el barrio de Núñez.

Como la única forma de acceder a La Calle es pasando previamente por La Guitarrita, resulta imposible no pedirse una pizza para comerla en el inmenso galpón que está ambientado como una calle, una versión novedosa y distinta de los típicos speakeasies de Palermo.

La pizza de La Guitarrita es realmente rica: no escatiman en muzarella ni en salsa y la masa es finita y bien crocante. La fugazzeta rellena es súper contundente y hacen una fainá suave y de masa alta que encaja perfecto con la pizza clásica que hacen.

La barra de La Calle permite complementar la pizza con algún trago de autor o cerveza artesanal tirada. Eso sí: ¡mucha atención porque la cocina de La Guitarrita cierra a las 2 am!

La Calle Bar queda en Cnel. Niceto Vega 4942, Palermo.

Sette Pizzas Buenos Aires

Foto: Yelp.com

Como lo indica su nombre, en Sette la premisa es, por un lado, aludir a los siete ingredientes básicos de la pizza: harina, muzzarella, tomate, aceite de oliva, levadura y sal; por el otro, respetar el sabor de la cocina clásica napolitana.

Por lo tanto, no solo es posible probar una pizza increíble, sino que también hay antipastos, paninis y una muy buena variedad de pastas, como no podía ser de otra forma si hablamos de cocina italiana.

Pero volvamos a la pizza, que en Sette te permite trasladarte directamente al sur de Italia: masa finita y crocante, salsa de tomate suave (quizás un poco líquida para el paladar acostumbrado a la salsa más espesa, que es común en Buenos Aires), muzzarella sabrosa pero en su medida justa y sabores clásicos de Nápoles: margarita (con albahaca), napolitana (con mucho ajo) y algunas otras con jamón, parmesano y hasta papas. Además, hay cerveza tirada Antares y también Otro Mundo embotellada.

Sette Pizzas Buenos Aires queda en Lafinur 3275, Palermo.

Leandro Sabater
Leandro es el Editor de este blog y trabaja en Restorando como Content Manager. Su búsqueda de la mejor pizza calabresa de Buenos Aires todavía no se detuvo.