La Tornería: la experiencia en el restaurante de Dueños de La Cocina5 minutos de lectura

La Tornería
Foto: Explorador Gastronómico

Este último mes se inauguró en el barrio de Colegiales La Tornería de Camila, cuya dueña es Camila Pérez, la flamante ganadora del concurso “Dueños de la cocina” que fue premiada con nada más y nada menos que su propio restaurante. Una propuesta bien clara: ofrecer los mejores productos del mercado que se encuentren en el día. Cocina de autor, con productos argentinos y de estación.

cocina de La Tornería
Foto: Explorador Gastronómico

El local se ubica en una vieja tornería convertida en un bellísimo restaurante para 53 comensales con cocina a la vista, lo que nos da la posibilidad de ver donde la magia sucede. Cuando las cocinas son abiertas es un punto importante para mí porque se ve al equipo de trabajo en plena función. Sí, las cocinas abiertas me dan esa sensación de obra de teatro, ver cómo realizan tu comida no tiene precio.

Salón de la tornería
Foto: Explorador Gastronómico

Tienen un equipo convencido de que se puede trabajar en orden y eso finalmente se ve reflejado en los platos. El salón es amplio con espacios para dos y cuatro personas, una linda barra y una gran mesa comunitaria.

El menú está pensado para ser modificado cada quince días. O simplemente cuando las novedades en el mercado aparezcan en cada una de las estaciones del año. Con 5 entradas, 5 principales y 4 postres hay opciones para todos los gustos. De mollejas a ensalada de trucha, pasando por la siempre tentadora burrata con jamón crudo o unas papas a la huancaína. Pastas, carnes, mariscos. Como verán, opciones no faltan.

Ayer hubo bondiola, hoy habrá mollejas y mañana quién sabe con qué nos sorprenderá Camila, esta joven y experimentada chef que supo ganar madurez pasando por las cocinas de reconocidos restaurantes como El Bulli, Freud & Falher y Aramburu, por nombrar algunos.

No se pierdan este recorrido por La tornería de Camila, una de las grandes aperturas de los últimos tiempos.

Para empezar: las entradas de La Tornería

Todas las entradas del menú se veían muy tentadoras, mi recomendación es pedir varias para compartir y disfrutar un poco más de la cocina de Camila Pérez.

mollejas con mostaza, miel, pepinillos y un cremoso de papa
Foto: Explorador Gastronómico

Siendo un gran fanático de los asados, para arrancar nada como unas buenas mollejas con mostaza, miel, pepinillos y un cremoso de papa, ¡exquisito! Mollejas doradas y crujientes con puré de papas, dos de los grandes placeres de la humanidad.

papas “La Tornería” con salsa huancaína casera y huevo frito
Foto: Explorador Gastronómico

También decidimos probar las papas “La Tornería” con salsa huancaína casera y huevo frito. La salsa Huancaína Camila, mi dios, qué ricura.

tiradito de lenguado con salsa de jengibre, soja, verdeo y lima acompañado de arroz de sushi
Foto: Explorador Gastronómico

Completamos con un tiradito de lenguado con salsa de jengibre, soja, verdeo y lima acompañado de arroz de sushi. Si tan bien comienza la noche, la expectativa por los platos principales es enorme.

Las entradas tienen un valor entre $160 y $210. Un dato importante es que no cobran servicio de mesa y te traen una selección de panes caseros con un escabeche de zanahorias exquisito.

Los platos principales de La Tornería

el pechito de cerdo macerado en azúcar negra y naranja
Foto: Explorador Gastronómico

Al intentar aprovechar lo mejor del mercado, hoy la novedad es el pechito de cerdo macerado en azúcar negra y naranja cocido a baja temperatura. Se deshace en la boca, el dulzor del azúcar negra, la acidez de la naranja y el puré de cabutia que acompaña le dan un cierre perfecto a este plato.

ñoquis soufflé con salsa de langostinos, camarones y azafrán
Foto: Explorador Gastronómico

Si tengo que ser 100% sincero, el plato que se llevó todo mi amor fueron los ñoquis soufflé con salsa de langostinos, camarones y azafrán. “Oh, sí. ¿Y qué? ¿Y qué?”.  Con la cremosidad de los ñoquis y la salsa de azafrán ya podría haber sido feliz. Pero si a eso le sumamos camarones y la perfecta cocción de los langostinos ya no queda nada más por pedir, la felicidad es completa.

Bife de chorizo con chimichurri, provenzal y tomates cherry confitados. Salmón rosado a la parrilla, espárragos, maíz, espinacas con crema ácida de eneldo y un tentador risotto de shitake, champiñones y parmesano completan los principales. Estos platos oscilan entre $280 y $320.

¿Cerramos con un postre?

cheesecake de banana con salsa de dulce de leche de cabra
Foto: Explorador Gastronómico

Para el final, siempre algo dulce y café. Optamos por compartir un delicioso cheesecake de banana con salsa de dulce de leche de cabra. Un poco de dulce y un buen café amargo para contrarrestar. No apto para diabéticos.

Completan el menú un crumble de manzana con helado, una copa de limón con merengue quemado y un helado de crema americana con trozos de brownie y frutos rojos que se veía encantador. Será para la próxima brownie, no te voy a olvidar.

Para tener en cuenta: los domingos a la hora del almuerzo ofrecen un brunch con 3 opciones saladas, 2 dulces y 2 infusiones. Y una tarde a puro té con exquisitos panes, budines y mermeladas caseras.

La Tornería de Camila
Foto: Explorador Gastronómico

Nadie se queda afuera de la cocina de Camila, quien está en todos los detalles. Despacha lo que sale desde la cocina, conversa con cada uno de los comensales y hasta levanta los platos de las mesas. Multifuncional, alegre, detallista y con mucho carácter, no deja nada librado al azar. Se le nota en su andar que su sueño está en marcha y no dejará que nadie se lo arrebate.

La Tornería queda en Cap. Gral. Ramón Freire 1084, Colegiales. Acá podés hacer tu reserva gratis.

Te dejo los detalles de otras de las aperturas más esperadas de 2017: Uptown & The Bronx: un pedacito de New York en Buenos Aires.

Si buscás más opciones te aconsejo entrar a Restorando y chequear las más de 900 propuestas de restaurantes y bares en Buenos Aires. ¡Reservá tu mesa gratis y en el momento!

Compartir:
Explorador Gastronómico
Cocinar, comer y viajar, son sus grandes pasiones. Cuando va a comer a un lugar nuevo siente ese cosquilleo de las primeras citas románticas. Nunca se niega a un asado. También es autor de Explorador Gastronómico.