5 opciones para comer con amigas en el Día de la Mujer

mujeres comiendo cupcakes

El Día de la Mujer, como ya todos sabemos, es la conmemoración de una lucha que sigue vigente al día de hoy. Es una linda oportunidad para juntarte con las mujeres de tu vida y hacer lo que hacemos mejor: ¡charlar! ¿De qué? De todo. Apoyarnos, escucharnos y aconsejarnos, que también es una manera de alimentarnos. Como siempre lo hicimos y como vamos a seguir haciéndolo.

Hoy les voy a hacer unas recomendaciones para las que se quieran juntar a comer algo rico. Porque todo lo que conseguimos desde los tiempos de nuestras abuelas al día de hoy es motivo para levantar una copa y brindar. ¡Salgamos a reírnos, a pasarla bien y que nos escuchen todos! Mañana será otro día para seguir avanzando.

La Bumón

Salón de La Bumón con pareja brindando
Foto: Mariana Burgues

En una casa del 1890 renovada y ubicada en el nacimiento de la calle Acuña de Figueroa podemos encontrar a La Bumón. El ambiente es muy cálido, íntimo y relajado, los muebles son de estilo y hay flores frescas en las mesas. Me encanta la atención de los chicos que trabajan ahí.

Si bien está abierto todo el día, yo aconsejaría a los amantes del buen vino darse una vuelta por ahí a la noche, ya que todo el personal en ese horario es sommelier. Te responden todas las consultas que tengas y te ayudan a elegir el mejor vino para lo que pidas. Tienen una cava subterránea llena de vinos dignos de probar y, de hecho, también tenés la posibilidad de hacer una degustación. Son realmente especialistas en esto.

En La Bumón tienen una entradita de langostinos con ananá asada riquísima pero si vas con mucha más hambre te recomiendo el ojo de bife con chimichurri y ajo negro, es ideal para maridar con un buen vino. Cuando salgo no busco necesariamente lo más sano pero sí cosas ricas. Por suerte acá se juntan ambas cualidades, ya que los vegetales y el pollo son orgánicos y la carne  es de pastura, lo cual fue una sorpresa grata. Cuando haga más frío voy a pasar a probar los gnudi (tipo ñoqui) de humita.

Para el Día de la Mujer van a tener un menú especial de 3 pasos a $650 por persona abonando en efectivo (cubierto incluido):

  • Entrada *
  • Plato Principal *
  • Postre*

(*) a elección

  • Degustaciónde 3 vinos (blanco, tinto o espumante) o agua de sandía.
  • Agua.
  • Café.

Por la disposición que tiene pienso que es recomendable si salís en grupos pequeños, si van a ser más tenés que avisar en el momento de hacer la reserva.

La Bumón queda en Francisco Acuña de Figueroa 1800.

Möoi (Rosedal)

Salón de Mooi Rosedal
Foto: Mariana Burgues

Ya se puede decir que el sello de Möoi es único. Hay muchas casas de té y para disfrutar brunch pero en cualquiera de las 3 sucursales de Jessica Lekerman se pueden comer platos ricos, sanos y abundantes. Me encantó cuando me enteré que abrían en el Rosedal, parte de mi pensó en ir a correr y después probar uno de los jugos naturales, de extracción y detox, que sumaron a su carta pensando en los deportistas que realmente van por la zona generalmente.

Para el Día de la Mujer van a ofrecer un menú de brunch para 2 personas que incluye:

  • 2 café Nespresso.
  • 2 shots de jugo de fruta fresca.
  • Mini bagels de salmón con cream cheese y rúcula,
  • Mini focaccia de crudo y brie.
  • 4 mini miga negros de palta, pepino, espinaca y tomate.
  • Mini cheesecake de ricota y maracuyá.
  • Barritas de frambuesa.
  • 5 churros con dips de dulce de leche y de ganache de chocolate.

¡Todo esto por $400! no acumulable con otras promociones

Möoi del Rosedal, a diferencia de muchos otros espacios, está en un lugar privilegiado y único. La arquitectura del techo y los ladrillos a la vista le dan mucha calidez. Te podés sentar y disfrutar de un poco de aire libre sentada debajo de los gazebos que tienen en el patio trasero o podés sentarte a tomar algo con vista al Rosedal y bajar del acelere con el que a veces estamos.

Möoi queda en el paseo de la Infanta en Palermo pero tenés otras sucursales también en Costa Rica 5468 (Palermo) y en Cuba 1985 (Belgrano).

Crisol

Salón de Crisol de la calle Gorriti
Foto: Mariana Burgues

Llegué a la esquina de Crisol y lo primero que vi es un cartel que dice: “Nuestro café es un sentimiento, no puedo parar”. Listo, si te gusta el café como a mí eso ya te hace sentir como en casa. Todos los Crisol tienen la misma carta y la misma buena onda. Decorado todo con el mismo estilo: amplio, luminoso y con muebles super cómodos para sentarte a charlar un buen rato. La gente que atiende tiene muy buen a onda.

Llegué ahí por recomendación de una amiga que me dijo: “Andá y pedí la tabla para dos”. A esa recomendación le agregaría ir con un pantalón cómodo porque es super abundante, la “tabla Crisol” tiene:

  • Café o té más dos jugos de naranja.
  • Mini budín de frambuesa.
  • Una porción de torta a elección.
  • Media porción de tostadas.
  • 1 scon de parmesano (riquísimo).
  • Medio tostado.
  • Un alfajor de dulce de leche.

Cuesta $370 y se nota que todo era fresco y muy bien elaborado. No lo pudimos terminar pero estuvo buenísimo.

Si querés también podés ir con tu perro y sentarte en las mesas de afuera ya que es son pet friendly. Además, está dentro del circuito de salidas en bici, tiene todo para que las dejes seguras enfrente del local mientras estés adentro.

Crisol queda en Gorriti 5990 pero tiene sucursales en Freire 1502 (Colegiales), Av. del Libertador 4984 (Belgrano) y Mansilla 3799 (Palermo).

878 Bar

Barra de 878 bar
Foto: Mariana Burgues

878 es un bar que desde afuera parece una casa, sin cartel ni ventanas para ver adentro. Un hombre con cara seria te abre la puerta y te dice: “Buenas noches”. Entrás y a la derecha hay una barra enorme, seguís caminando y después de una puerta negra podés entrar a un segundo salón con otra barra enorme.

En ambos salones hay música a un volumen que te permite hablar tranquilamente y todo es a media luz. La barra es excelente y tienen varios platos para acompañar. Lo que hicimos cuando fuimos entre varios fue hacer una especie de tapeo y compartimos entre todos varios platos: langostinos, revuelto de gramajo, provoleta, croquetas de papas y unas mollejas riquísimas que picamos entre todos.

De los tragos el que más gustó fue el Refresco N°7, salieron varios ese día en nuestra mesa pero también tiene una carta enorme de vinos. La atención fue buena considerando que era un día viernes y casi todas las mesas estaban ocupadas. Eso para mí siempre es bueno. Diría que es para bolsillos holgados, a menos que sea para tomar un trago solamente.

878 Bar queda en Thames 878, Palermo.

Birkin

Barra de café de Birkin
Foto: Mariana Burgues

Ubicado en una cuadra llena de propuestas copadas (hay una heladería, una cervecería y un restaurante de comida natural), también tenemos a Birkin. Una pequeña cafetería que parecer ser el secreto mejor cuidado de los vecinos de la zona. Fui a las 10 de la mañana y estaba lleno adentro pero había varias mesas disponibles afuera.

Es un lugar ideal para probar una carta de brunch. Es apto para vegetarianos y para celíacos, tiene una carta super variada para cualquier hora del día. Abren de martes a domingos y tienen combos muy completos para probar a la hora del té o del desayuno, por ejemplo este:

  • Latte o té.
  • Jugo de naranja.
  • Tostadas con queso dulce casero.

Todo por $103, me pareció un buen precio. Los fines de semana y feriados la carta de brunch es realmente extensa y variada como está opción que me parece genial:

  • pan de nuez con queso philadelphia y ciboulette
  • salmón gravlax
  • sartén de huevos
  • tomatitos cherry
  • papines y hongos.

Es un lugar íntimo y relajado con música suave de fondo y ese infaltable aroma a café.

Birkin queda en República Árabe Siria 3061 pero también podés encontrarlos en Nicaragua 6025 (Palermo).

Malvón

Patio de Malvón
Foto: Fátima Razetti

Malvón es uno de los orgullos de Villa Crespo. Una cafetería en una casa antigua reformada donde todo es artesanal y muy hogareño. La entrada conserva la fachada de la zona de viejas casas chorizo de la zona.

Además de las mesas sobre la vereda tiene 3 ambientes: la parte de adelante, el salón del medio y el patio. Cada uno tiene su particularidad pero está lleno de objetos de otras épocas y cosas ricas y caseras elaboradas con ingredientes frescos. Todo lo de chocolate que probé ahí es rico y los tazones de café con leche son recomendables para una tarde fresca, de las que se están por venir en unos días.

Es muy cómodo y se presta para juntarse con amigas a hablar y pasar tranquilas un rato. Suele llenarse y tener gente esperando en la puerta, así que realmente se recomienda hacer reserva previa.

Malvón queda en Serrano 789, Villa Crespo.

Compartilo:
Mariana Burgues
Mariana es hotelera, chef y trabaja como Coordinadora de Contenido en Restorando. Amante del olor a café recién molido a la mañana y de la comida casera. Le encanta conocer nuevos lugares en la ciudad y está en la búsqueda del mejor helado de pistacho de Buenos Aires.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *