La Pobre Viejecita es, como bien lo dice el famoso poema de Rafael Pombo, "una anciana sin nadita que comer sino carnes, frutas, dulces, tortas, huevos, pan y pez". Le encanta conocer restaurantes y contar sus experiencias desde el punto de vista de un comensal corriente. También es autora de La Pobre Viejecita