¡Arrancó la Feria Masticar 2017! Comidas y precios en el día 16 minutos de lectura

Feria Masticar
Foto: Feria Masticar

Ayer 11 de mayo arrancó la sexta edición de la ya conocida Feria Masticar. Cuando llegué había una fila más larga de lo que esperaba, por suerte a los pocos minutos pude entrar y mientras empecé el recorrido de puestos y foodtrucks pensaba: ¡qué increíble cómo creció este evento desde la primera vez que fui hace unos años!

Como todo lo que está bueno, crece mucho por el boca en boca. En la inauguración pude ver gente de distintos ámbitos: desde el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Rodríguez Larreta y su mujer; Gonzalito de CQC; algunos actores; bloggers conocidos… todos haciendo fila para probar las cosas ricas de los puestos de Masticar.

Bife de chorizo de La Cabrera
Foto: Bife de chorizo de La Cabrera ($80)

Si sos de los que aman la comida pero no sos muy fan de las multitudes, como yo, te recomiendo paciencia porque vale la pena -ah, ¡y llevar calzado cómodo-. El clima hasta ahora no ha sido favorable para los puestos de brasas que están en el predio al aire libre, pero con un buen abrigo podés disfrutar de un excelente bife de chorizo de La Cabrera ($80) o un choripán ($60). En ese mismo predio hay un escenario que utilizan para dictar clases de cocina con una pantalla grande de fondo.

Pablo Massey dando clases en Maticar
Foto: Pablo Massey dando clases en Masticar

Tuve la suerte de llegar mientras Pablo Massey explicaba que “un guacamole sin cilantro en realidad se debería llamar de otra forma, no guacamole”, opinión que también comparto. Muy buena propuesta acercar cocineros de primer nivel y poder escuchar sus tips de cocina de primera mano en los talleres que se dictan; ¡realmente genial!

Puesto de Delicious Machine
Foto: Puesto de Delicious Machine

Entrando a la derecha hay un espacio de esparcimiento para niños, lleno de mesitas y juegos para que los chicos disfruten mientras los papás recorren la feria. Justo enfrente estáDelicious Machine”, un puestito muy simpático de cupcakes lleno de gomitas y caramelos para “bañar” tu cupcake a gusto y dejar salir tu niño interior.
Dentro de la Feria Masticar tenés que comprar sólo con efectivo los billetes Masticar en las boleterías. Estos billetes se pueden usar para comprar productos en el mercado o comida en los puestos y foodtrucks. Es un poco entorpecedor de la experiencia pero bueno, esas son las reglas.

Puesto de salames y quesos "Los Hermanos"
Foto: Puesto de salames y quesos “Los Hermanos”

En el mercado había ¡de-to-do! Me quería llevar todo a casa, esa es la verdad. En el fondo de uno de los pasillos, en el puesto de Los Hermanos, había una catarata de salames impresionante (¡tenían salame de ciervo!), quesos por todos lados y unos ahumados que podías oler a metros. ¡Si sos de los fanáticos de la picada como yo te vas a volver loco! Hoy me arrepiento de no haberme llevado un frasco de dulce de cayote de Salta del puesto La Negrita. Ese dulce es el dulce/mermelada nacional más rico que probé en mi vida.

 

huevo poché apanado con panceta braseada y espuma de papa
Foto: huevo poché apanado con panceta braseada y espuma de papa

Como Masticar también se trata de degustar varias cosas en un mismo lugar probé huevo poché apanado con panceta braseada y espuma de papa del foodtruck de Paraje Areválo, quizás porque soy medio fan de ellos, cada tanto los veo en Buenos Aires Market y siempre como rico gracias a ellos. Venía con hambre así que fue más bien una entradita para mí.

Ragout de cordero ($100) de La Panadería de Pablo
Foto: Ragout de cordero de La Panadería de Pablo

El siguiente paso lo pensé bastante: quería degustar algo bien de otoño porque el día daba para algo calentito. Pasé por el puesto de Italpast y me tenté con una lasaña de berenjenas ($100), por Crizia, con muchas opciones con frutos de mar, pero terminé en La Panadería de Pablo con un ragout de cordero ($100) que tiene un tamaño ideal para no compartir y comerlo solo sin sentir culpa. Riquísimo y justo lo que buscaba para terminar de llenarme. Ideal para acompañar con una copa de vino tinto del puesto de bebidas.

Frambuesas bañadas con chocolate
Foto: Frambuesas bañadas con chocolate

Antes de comer vi el puesto de Rapa Nui con sus famosas frambuesas bañadas y ya les había echado el ojo -“Listo, esto sale de postre”-, pero cuando me di vuelta había una chica comiendo una bomba de chocolate oscuro enorme y super tentador y me salió un: “¡No! ¿Dónde compraste eso?”. Pobre, seguro la asusté, se rió y me dijo que lo había comprado en Compañía de Chocolate.
No vimos un lugar para sentarnos, así que comí parada en una de las barras porque si comía caminando seguro iba a hacer lío. El ragou de cordero de La Panadería de Pablo estaba genial, llegó en el momento ideal porque había bajado un poco la temperatura y fue justo lo que necesitaba. Vino con un pancito casero que obviamente metí en el jugo que quedaba porque no hay nada más rico que comer con las manos.

cuadrados de salmón crocante en té verde, cedrón y lemon grass con vegetales de estación sobre hummus de remolacha de Möoi
Foto: cuadrados de salmón crocante en té verde, cedrón y lemon grass con vegetales de estación sobre hummus de remolacha de Möoi

Mientras comía, una chica que estaba al lado nuestro le estaba sacando foto a su comida y me llamó la atención, me dijo que eran cuadrados de salmón crocante en té verde, cedrón y lemon grass con vegetales de estación sobre hummus de remolacha de Möoi. Tenía mucha pinta, definitivamente estaba para probar.

Postres de Compañía de Chocolates
Foto: Compañía de Chocolates

El broche de oro, el postre en Compañía de Chocolate, fue una locura. Igual cuando llegué y vi todo lo que tenían me quería quedar a vivir ahí. Tenían para todos los gustos: helados, barras de chocolates del tamaño de tablas de picar, cajitas de macarrones de colores y una vitrina con tantos postres que estuve unos minutos pensando cuál elegir.

Postres de Compañía de Chocolates
Foto: Key lime pie y tartén de manzana caramelizada de Compañía de Chocolates

Después de todo lo que había comido, y lo que comí con la vista también, elegí un key lime pie ($80) super liviano y suave y un tarten de manzana caramelizada ($80), un postre dulce pero no empalagante con un toque crocante buenísimo.

La verdad que me divertí un montón, estaba como una nena en una juguetería. La gente en general muy buena onda, desde los chicos que están afuera indicando por dónde entrar hasta la gente fue como yo a comer y chusmear todo en la feria. La energía era super positiva en un ambiente muy familiar, hay cosas para hacer para todos y en todos los rincones hay algo con qué entretenerte.

Compartir:
Mariana Burgues
Mariana es hotelera, chef y trabaja como Coordinadora de Contenido en Restorando. Amante del olor a café recién molido a la mañana y de la comida casera. Le encanta conocer nuevos lugares en la ciudad y está en la búsqueda del mejor helado de pistacho de Buenos Aires. También escribe en En Boca de Todos .