5 Restaurantes de comida asiática en Buenos Aires – Parte 214 minutos de lectura

Comida coreana

Después de una interesante primer parte de restaurantes orientales, me tocó el desafío de encarar la segunda parte. Por suerte Buenos Aires está repleto de excelentes restaurantes asiáticos, solo hay que buscarlos bien. Como siempre digo, la ciudad es mucho más que Palermo, así que salgan a explorarla, mézclense con las comunidades, permítanse viajar sin moverse de Buenos Aires.

En estas cinco recomendaciones intentaré llevarlos de viaje por el continente asiático. ¿Quién pudiera no? Un viaje que nos moviliza los sentidos por completo. Nuevos aromas y sabores por conocer, así que espero que me acompañen y puedan disfrutar tanto de estos lugares como lo disfrute yo. Los curries de Lotus, el sushi de Matsuoka, la parrillada coreana de Yugane, los yakitori de Tori Tori y los clásicos de Una Canción Coreana. Preparen los palitos y que comience el viaje.

1. Yugane: parrillada coreana en Flores

Escondido en uno de los polos coreanos del barrio de Flores, cerca de la avenida comercial Avellaneda, se encuentra Yugane y su reconocida parrillada coreana. Una perfecta conjunción de sabores coreanos con algo tan típico nuestro, la cocción a las brasas. Desde afuera no se ve absolutamente nada, hay que tomar coraje y emprender la aventura. Anímense, la ciudad es mucho más que Palermo, está lleno de pequeños recovecos esperando ser explorados.

En cada mesa hay una pequeña parrilla, esto ya empieza a gustarme, cada una con su extractor de humo individual que ayuda mucho, aunque debo confesar que un poco ahumado salís. Te cargan el brasero de carbón ni bien te sentás para ir calentando la parrilla mientras comienzan a llenar la mesa de pequeños platitos (ban chan) de acompañamientos. Claramente las vedettes del lugar son las parrillas en las mesas. Para llenarlas traen una bandeja repleta de cortes de carne vacuna y porcina para que cada uno se lo cocine a su gusto. Además de las carnes, esta fantástica parrilla coreana trae espacios especiales para la cocción de choclos, kimchi y huevos revueltos. El kit del parrillero lo completan una pinza y una tijera para el mejor manejo de las carnes. Con todo listo, arranca el juego de ser el cocinero de la mesa.

Mis recomendaciones en Yugane

la comida de yugane
Foto: Explorador Gastronómico

Dentro de los ban chan hay de todo. Podemos encontrar ensaladas, verduras al vapor, tortillas coreanas, carnes cocidas frías, arroz, salsas picantes, fideos, sopas y el infaltable de la cocina coreana, el kimchi.

Como siempre digo, la cocina coreana suele ser muy picante para quienes no están acostumbrados. Les recomiendo consultar cuáles platos son más picosos. A mi particularmente me encanta el picante, así que no es un problema. Si te gusta el picante, olvídate de la comida mexicana, sin dudas la coreana es para vos. Y si me siguen, saben que la clave para acompañar lo picosito es una rica cervecita fría.

Siempre en restaurantes orientales es clave un equipo dispuesto a explicar cada detalle, al ser muchos platos nuevos para uno es importante escuchar a los mozos para no perderse de nada.

Yugane
Fotos: Explorador Gastronómico

Considero que Yugane es mucho más que una simple cena, es toda una experiencia basada en el compartir. El hecho de cocinarte vos mismo y a quienes te acompañen, convierten la cena en algo más que un simple acto lúdico, cocinar es un acto de amor. Si hablamos de un acto de amor, de divertirte en un restaurante donde el picoteo y la parrilla acercan a dos comunidades como la argentina y la coreana, nada puede fallar en tu visita a Yugane. La parrilla une, acá o en Corea.

Yugane queda en Páez 3063 en Recoleta

2. Lotus Neo Thai: comida tailandesa en Belgrano

Actualmente el barrio Chino nuclea a varios representantes de diversas culturas asiáticas. Uno de ellos es Lotus, quien nos acerca los sabores de Tailandia. La cocina está a cargo de Cecilia Carena quien juega mucho con los sabores en la búsqueda de un equilibrio entre lo agrio, dulce, amargo, salado y picante. Cocina equilibrada, productos típicos y una excelente atención llevan a Lotus a ser uno de los clásicos de la cocina tailandesa en Buenos Aires.

Una gran casa antigua repleta de flores de loto, cañas de bambú y con una decoración totalmente ligada a la cultura tailandesa, Lotus nos predispone a comenzar a viajar. Aromas, colores y sabores de los más interesantes van a sorprendernos a lo largo de la  velada.

Mis recomendaciones en Lotus Neo Thai

 langostinos fritos, bien carnosos con destellos de coco acompañado de salsa de tamarindo.
Foto: Explorador Gastronómico

Para empezar, nada mejor que unos buenos langostinos fritos, bien carnosos con destellos de coco acompañado de salsa de tamarindo. Otra buena opción es pedir un saté, que puede ser de pollo, cerdo, langostinos o tofu.

Estos ricos pinchos grillados están marinados en comino, coriandro y curry con salsa de maní y salsa agridulce de pepinos. También cuentan con los clásicos arrolladitos primavera tailandeses rellenos de langostinos o vegetarianos. Sopas y ensaladas completan las entradas. Nadie se queda afuera en esta exótica experiencia. Un punto a destacar es que todas las salsas son de preparación casera respetando sabores tradicionales.

 

Fotos: Explorador Gastronómico

Si hablamos de platos insignia, los curries de Lotus llevan la delantera. Los platos son preparados íntegramente en el momento, exponiendo a nuestras papilas gustativas a ir descubriendo los sabores reinantes en cada uno de los platos. Curry verde con berenjenas, curry rojo de pato, curry massaman de cordero, son algunos de los más pedidos. Particularmente el curry massaman de cordero me encantó, un poco picoso, con lo dulce de las batatas y lo salado del maní. Con la pasta de chile y leche de coco como base de todos los curries, en el menú encontramos infinidad de opciones para todos los gustos. El juego de los sabores no se detiene nunca. Para quienes son amantes de los clásicos, el pad thai es otro de los platos más pedidos, estos fideos de arroz salteados con pollo, cerdo y camarones son una delicia.

buñuelos de banana con miel, coco rallado y helado de crema americana
Foto: Explorador Gastronómico

Para mí las noches siempre culminan mejor con un detalle dulce. Unos exquisitos buñuelos de banana con miel, coco rallado y helado de crema americana es el postre ideal para cerrar el juego de los sentidos.

Como siempre digo, en los restaurantes étnicos hay que dejarse llevar por las recomendaciones de los camareros que son de gran ayuda para indecisos y primerizos en este tipo de comidas. Con una buena atención y platos exquisitos, Lotus es una gran puerta de entrada a la cocina tailandesa de la que no van a querer salir.

Lotus Neo Thai queda en Arribeños 2265 en Belgrano

3. Matsuoka Sushi Restó: comida japonesa en Almagro

Alejado de los polos tradicionales japoneses, Matsuoka se encuentra en el barrio de Almagro con el desafío de tener que adaptar los sabores tradicionales japoneses al paladar argentino. Esta conjunción da como resultado un menú fusión más que interesante. Con un prolijo salón perfectamente ambientado con capacidad para 28 comensales es el ambiente ideal para comenzar una velada repleta de sabores.

Después de pasar por la cocina de Irifune, el sushiman Juan Matsuoka sintió la necesidad de tener su espacio dedicado al oficio que aprendió de toda la vida, la cocina japonesa Kaiseki. Esta se particulariza por servir pequeñas porciones estéticamente presentadas con productos de estación.

Mis recomendaciones en Matsuoka Sushi Restó

a degustación que incluye ebi furai deMatsuoka

Dentro de las entradas frías, el tataki de salmón es una de las especialidades de la casa, viene levemente sellado con una salsa cítrica y es casi un paso obligado en todas las mesas. Si la idea es empezar el picoteo con algo caliente, aguedashi tofu (frito con salsa de hongos y algas) o algún yakitori de pollo con salsa teriyaki suelen ser buenas opciones para empezar a levantar temperatura. Si la idea es compartir, lo ideal es la degustación que incluye ebi furai (langostinos rebozados en panko), salmón en salsa teriyaki, camarones salteados y gyozas.

Luego de las entradas empieza el dilema, ¿platos principales o piezas de sushi? Dentro de los principales encontramos opciones como tempura de vegetales y langostinos o los clásicos salteados con arroz o fideos al wok, por nombrar algunos. Ahora si nos centramos en las piezas encontramos nigiris, sashimi, uramakis, hosomakis, geishas, temakis y los clásicos combinados para probar un poco de todo.

un roll de langostinos cubierto de mango y kiwi con salsa de maracuyá
Fotos: Explorador Gastronómico

Los que más se destacan son el tropical, un roll de langostinos cubierto de mango y kiwi con salsa de maracuyá. Otra gran opción es el hot phila, un roll sin arroz rebozado en panko, de salmón fresco, queso Philadelphia y salmón ahumado. Cabe destacar que al trabajar con productos de estación, Juan intenta repetir lo que aprendió en su paso por Japón y visita los mercados buscando el producto ideal para cada día. En Matsuoka podemos encontrar pejerrey, salmón, atún rojo, chernia, por nombrar algunos.

ice tempura Matsuoka 4
Foto: Explorador Gastronómico

Para cerrar la velada oriental como corresponde, algo dulce es fundamental. En este caso recomiendo el ice tempura, un rico helado frito caliente por fuera, frío por dentro, una delicia. Esto lo acompañamos con un té de jazmín y nos vamos todos contentos.

Con una atención excelente, dispuestos a armarte degustaciones exclusivas para cada comensal, productos frescos y la experiencia de Juan Matsuoka, es una de las grandes joyas japonesas en la Ciudad de Buenos Aires.

Matsuoka Sushi Restó queda en Sanchez de Bustamante 1027 en Almagro

4. Tori Tori: comida japonesa en Barrio Norte

Quien haya visitado el continente asiático probablemente escuchó hablar de los yakitori. Y para quien no, yakitori se le llama habitualmente a las brochette de pollo, y generalizando un poco, a todas las brochettes a las brasas. Con esta información llegamos a Tori Tori, el primer restaurante japonés con esta especialidad en Argentina.

En pleno Barrio Norte, este cálido local nos da la bienvenida con una barra y una linda parrilla a la vista. Esto ya empieza a conquistarme, cuando uno tiene la posibilidad de ver en acción a los cocineros la noche se pone más divertida.

Confieso ser un fanático de los asados, y recuerdo que conocí este tipo de cocina hace unos años en Nueva York. ¡Me enloqueció las parrillas que usaban para la cocinar los yakitori! Parrillas largas de no más de 15 cm de ancho de varios niveles, igualitas a las que usan acá en Tori Tori. Así que ni bien vi las parrillas, repletas de pequeños brochettes, sabía que estaba en el lugar correcto para una velada inolvidable.

Mis recomendaciones en Tori Tori

brochettes de tori tori
Foto: Explorador Gastronómico

Vamos a meternos de lleno en lo que nos importa, la comida. Acá la opción más interesante es el omakase de yakitoris. Es una degustación de 12 variedades de brochettes, una más deliciosa que otra. Hay opciones de pollo, cebolla y kimchi. También de portobellos rellenos y para los más carnívoros de lomo y verdeo con tare. Los huevos de codorniz con tare y tsukune albóndigas de pollo son algunos de los más pedidos. Como verán, hay más de 20 opciones (incluyendo vegetarianos) como para que nadie se quede afuera. Acá un poco hay que dejarse llevar por los consejos de los mozos para no perderse de nada, relajar con una rica cerveza japonesa y ver llegar uno a uno los brochettes a la mesa.

Para completar el menú, además de yakitoris hay onigiris. Los onigiris son una pequeña bola de arroz rellena envuelta en una tira de alga nori. Algunos de los rellenos pueden ser panceta, atún, umeboshi (ciruela), entre otros.

Sopas y ensaladas también son parte del menú, aunque para mí, el fuerte son los yakitoris. Las viejas enseñanzas dicen que en cada lugar que uno visita debería comer la especialidad de la casa. Si aquí son los yakitoris, entonces marche una degustación para mí por favor.

Como siempre, las veladas se cierran mejor con algo dulce. El flan de matcha es el favorito de los comensales. Pero el que más me llamó la atención es el mousse de chocolate con malvavisco, crocante de caramelo y un toque Umeshu (licor japonés).

Eso es Tori Tori, donde se mezcla lo conocido (la cocción a las brasas) con el fantástico mundo japonés. Simple, delicado y con mucho sabor. Encontrar en la simpleza de un brochette el delicado y sabroso toque japonés.

Tori Tori queda en Ecuador 1175 en Barrio Norte

5. Una Canción Coreana: comida coreana en Flores

Ubicado en pleno Koreatown, más precisamente en la zona de Bajo Flores, se encuentra este bellísimo restaurante. Esta zona nuclea a gran parte de la comunidad coreana y es la zona ideal para disfrutar de una interesante experiencia gastronómica.

Empecemos con la particular historia del nombre del lugar: Una canción coreana. Inicialmente fue el nombre de una obra musical donde cantaba la propietaria de este restaurante, Ana Ra Chung. Posteriormente una película basada en su vida y finalmente se terminó convirtiendo en el sueño de su vida, su restaurante. Con tan fascinante historia previa, decidimos ir a conocerlo.

Al llegar, te reciben con una gran sonrisa Ana y su marido, Víctor Ho, quienes son los grandes anfitriones de la velada. En la cocina está la madre de Víctor, Joo Seung Ja, quien tiene una mano única y llena de sabor cada uno de los platos que sale de su cocina. Como verán, todo queda en familia.

Después de haber recorrido varios restaurantes coreanos, puedo decir que Una Canción Coreana es el más preparado para recibir paladares occidentales. ¿Por qué digo esto? El menú, cual manual escolar, viene con fotos y reseñas con la historia de cada uno de los platos. Otro punto que lo hace más ameno para quienes no están muy familiarizados con la gastronomía coreana es que los platos no suelen ser tan picantes (también detallan el nivel de picante en el menú) como habitualmente pasa en los restaurantes coreanos. Y para completar Ana, con la calidez que la caracteriza, está siempre atenta pasando por cada una de las mesas intentando que todos estén a gusto.

Mis recomendaciones en Una Canción Coreana

Nokdu Binde Tok, de una canción coreana
Foto: Explorador Gastronómico

Luego de esta pequeña introducción nos metemos de lleno en el menú. Recomiendo empezar con un Nokdu Binde Tok, una exquisita tortilla de habichuelas. Otra entrada más que interesante son las empanaditas al vapor de kimchi, cerdo y tofu.

Bulgogui de una canción coreana final 2
Foto: Explorador Gastronómico

Dentro de los principales mi favorito es el Bulgogui, es carne de ternera marinada con salsa de soja, azúcar, aceite de sésamo y ajo. Posteriormente se saltea en sartén con verduras y luego se cocina en un cuenco de piedra donde llega a la mesa acompañado de arroz blanco, kimchi de nabo y de repollo. Una fiesta de sabores y aromas.

Aunque suene contradictorio, otro plato fuerte son las sopas, que las hay para todos los gustos: de repollo, de tofu, de cerdo, de achuras. Son tan completas y llenas de sabor que tranquilamente pueden ser el plato principal.

té digestivo de una canción coreana
Foto: Explorador Gastronómico

Por lo general en los restaurantes coreanos en Buenos Aires no hay postres. Acá no es la excepción, la velada se termina con un rico té digestivo y una linda charla con Ana.

Hay que intentar salir de la zona de confort, recorrer la ciudad, adentrarse en las comunidades y les aseguro que van a encontrar increíbles lugares como Una Canción Coreana, donde con dos palitos y las recomendaciones de Ana, tendrás una gran experiencia coreana.

Una Canción Coreana queda en Av. Carabobo 1549 en Flores

Si buscás más opciones te aconsejo entrar a Restorando y chequear las más de 900 propuestas de restaurantes y bares en Buenos Aires. ¡Reservá tu mesa gratis y en el momento!

Compartir:
Explorador Gastronómico
Cocinar, comer y viajar, son sus grandes pasiones. Cuando va a comer a un lugar nuevo siente ese cosquilleo de las primeras citas románticas. Nunca se niega a un asado. También es autor de Explorador Gastronómico