5 Restaurantes de comida asiática en Buenos Aires: Sabores increíbles para momentos únicos

Compartir:

Comida Asiática

En los 90’s explotó el boom de la comida china. En la década del 2000 fue el sushi japonés. Y podríamos decir que en los últimos años la gente se empezó a animar a la cocina coreana. Asia está muy lejos de Argentina, pero aquí te recomendamos restaurantes asiáticos en Buenos Aires que son excelentes referentes de sus comidas típicas.

Y para eso voy a darles algunas recomendaciones para que empiecen a sumergirse en el fantástico mundo de la cocina oriental en Buenos Aires.

Captain Cook

restaurante_captain-cook_zona-norte_interi - copia
Foto: Cortesía de Captain Cook

Sí, mi capitana. La cocina de Marta Ramírez, quien está al frente de los fuegos en Captain Cook, nos presenta un recorrido por la gastronomía del sudeste asiático combinando sabores y recetas tradicionales con técnicas modernas en lo que se denomina Panasian Food.

captain cook
Foto: Cortesía del Explorador Gastronómico

Hay lugares que te invitan a viajar, donde se da rienda suelta a los sueños. Éste es uno de ellos. En tres horas y 9 platos pasamos por Filipinas, Vietnam, Tailandia, Malasia y China entre otros. Un menú confeccionado y perfectamente ejecutado de principio a fin para viajar sin tener que moverte de Martínez. ¿Qué más podes pedir? Una barra de primer nivel donde nos dejamos llevar por la recomendación de Esteban, el barman, quien cumplió con creces nuestros deseos y comenzamos con un pisco de maracuyá y un gin tonic con almíbar de hibiscus.

La carta es bastante completa. También cuentan con un menú por pasos que lo considero ideal así podemos viajar en esta maravillosa ruta culinaria. Sabores, texturas y aromas únicos. Ahí está el principal desafío de Marta, quien se las ingenia entre el mercado boliviano de Liniers, el barrio chino y sus relaciones en las embajadas para encontrar los ingredientes adecuados y deleitarnos con tan variado menú.

captain cook
Foto: Cortesía del Explorador Gastronómico

Para empezar hay langostinos rebozados, Thit lon thit vien (esferas vietnamitas de cerdo con una deliciosa salsa teriyaki casera), dim sum fritos y egg tofu. Pocos ingredientes asiáticos tienen tan mala prensa como el tofu y probablemente sea por la ignorancia a la hora de trabajarlo y de nosotros a la hora de consumirlo. Marta le encontró la vuelta y con las técnicas adecuadas logró un flan de tofu crocante con relish de tomate exquisito.

captain cook
Foto: Cortesía del Explorador Gastronómico

Dentro de los principales me encantó el curry rojo de pollo, vegetales y maní. Picoso, de sabores muy marcados, inolvidable. Kum pao, pad thai, rillette de cerdo son algunos de los principales que completan el exótico menú. Se me hace agua la boca de solo recordarlo. En cada plato encontramos destellos de cada uno de los ingredientes más utilizados en la cocina asiática como el aceite de maní, los chiles, la salsa tamarindo, por nombrar algunos. Un detalle no menor para los fanáticos y detractores del picante: te consultan el nivel de 1 a 3 para poder servirte el plato ideal. Dame fuego, dame dame fuego.

Dulce, amargo, salado, ácido y picante. El paladar estalla a cada uno de los platos que van llegando a la mesa. Otro punto muy interesante en el menú es que cuentan con algunos platos internacionales entre los que se destaca la muy aclamada tortilla de Marta (que los habitués encargan a la hora de hacer la reserva) para aquellos amigos que no se animan a los sabores asiáticos. Nadie se queda afuera en este restaurante.

En Captain Cook están en todo, respetando los tiempos y explicando en detalle cada uno de los platos, logrando una atención de primer nivel. Cuando la cocina está tranquila, Marta se toma el tiempo de saludar a cada comensal. Algo que al menos yo, lo considero un plus. No todos los días se tiene el lujo de conversar con chefs de tanta sabiduría y experiencia.

Déjense llevar por las recomendaciones y disfruten lo que el equipo de Captain Cook, con tanta calidad y pasión por lo que hacen, tienen para darnos.

Captain Cook queda en Avenida Del Libertador 13652, Martínez

Bao Kitchen

Bao Kitchen
Foto: Cortesía de Bao Kitchen

El centro porteño solía ser desolado por las noches, pero hace unos años que empezamos a ver nuevas propuestas más que interesantes. Así llegamos a Bao Kitchen, un pequeño restaurante que desde su cocina nos transporta a la isla de Taiwán.

Siempre recomiendo reservar a cada lugar que voy para evitar esperas innecesarias. Las reservas tienen un doble compromiso: el del restaurante de no hacerte esperar y el del comensal de acudir a horario o de cancelar si es necesario, al menos así me manejo yo.

Desde que llegamos hasta que cerramos la puerta del lugar nos sentimos como en casa. Valoro muchísimo el trabajo de los mozos de restaurantes étnicos a la hora de explicar el menú a primerizos. Con la calidez de un amigo que está en cada detalle para que no te pierdas de ninguna de sus delicias.

dumplings
Foto: Cortesía de Bao Kitchen

Bao en China, Gua Bao en Taiwán. Qué ricos son estos panes al vapor rellenos de pollo de campo, panceta o bondiola. En el menú hay excelentes opciones: dumplings, alitas de pollo, ensaladas y unas sopas que son una locura.

sopa de calabaza
Foto: Cortesía de Bao Kitchen

Yo probé una sopa de calabaza con curry, crema de coco, pesto de cilantro y pollo. Le agregué un poco de salsa picante y la fría noche de otoño se convirtió en un día de verano soleado en Taipéi.

Bao Kitchen
Foto: Cortesía del Explorador Gastronómico

Dentro del menú se destacan el Lurou Fan (ragout de bondiola y panceta estofada sobre arroz, huevo estofado y pickles de repollo colorado), el Hong Shao (cerdo estofado con salsa de soja, vino de arroz, jengibre y anís estrellado sobre arroz) y los langostinos con chimichurri taiwanés (ajo, jengibre y cebolla de verdeo). Trabajan con pollos y huevos orgánicos, lo que le da un plus de calidad a sus platos.

A los que aún no se animan a la comida oriental, les recomiendo que lo intenten porque les aseguro que les va a gustar. En lugares como Bao Kitchen, donde te explican todo al detalle, pueden dar rienda suelta a experimentar nuevas sensaciones.

Bao Kitchen queda en San Martín 960, Retiro.

Shogun Restaurante

restaurante shogun
Foto: Cortesía de Shogun

Una puerta imperceptible en el barrio de Once nos guía a este pequeño restaurante japonés. Desde Yoko Adaniya, pasando por su hija Kaori y su yerno Pablo Ponturo en la cocina, la familia de Joji Komiyama (quien falleció hace unos años) comanda este restaurante desde 1990 sin perder la esencia que los caracteriza.

Desde que ingresas al salón, Yoko te recibe con una sonrisa dispuesta a explicar en detalle cada uno de los platos del menú. Te entregan el oshibori, una pequeña toalla caliente para limpiarse las manos, y que comience la acción.

Restaurante Shogun
Foto: Cortesía de Shogun

El salón es pequeño, dispone de unas 10 mesas y dos sectores privados para grupos de 6 o más personas. Las mesas privadas no son las clásicas en el piso sino que simulan serlo pero uno queda perfectamente sentado.

Sushi de Shogun
Foto: Cortesía del Explorador Gastronómico

Makis, sashimi, nigiris, gyozas (masa bien casera y relleno de cerdo riquísimo), yakitoris, ramen, shabu shabu, tempura (con una fritura excelente), lo que quieras. Cabe destacar que todos los platos se realizan en el momento, ténganlo en cuenta los ansiosos. Eso nos garantiza que los productos utilizados mantengan la frescura, algo muy importante a la hora de comer pescados y mariscos.

Langostinos Shogun
Foto: Cortesía del Explorador Gastronómico

El recetario familiar incluye una variedad de salsas caseras únicas, como la teriyaki, que es distinta a cualquier salsa comercial que encontremos por ahí.

Empanadas al vapor de Shogun
Foto: Cortesía del Explorador Gastronómico

Para cerrar la noche, nada mejor que un Umeshu, licor tradicional japonés a base de ciruelas, sake y azúcar.  Hemos comido, bebido y conocido a una linda familia japonesa que tiene una premisa única: conservar el legado familiar de Joji Komiyama, uno de los pioneros de la gastronomía japonesa en Argentina.

Shogun Restaurante queda en Uriburu 280, Monserrat.

Hong Kong Style

Luego de leer muchísimas recomendaciones sobre este lugar decidí tomarme el tiempo para poder conocer este pequeño pedacito de China en Buenos Aires. Habiendo tantas opciones en el Barrio Chino siempre es fundamental saber cuándo un lugar es bueno para no tener una mala experiencia.

El salón es limpio y muy ordenado: hay mesas grandes con el centro giratorio, algo excelente a la hora de compartir, ya que al ir girando el centro todos acceden sin problema a los platos. La comida china es buena para compartir, así que en ese sentido funciona a la perfección.  También hay mesas pequeñas para que todos se sientan cómodos.

Hong Kong Style
Foto: Cortesía del Explorador gastronómico

El menú tiene todo lo que un restaurante chino tiene que tener. Para empezar hay opciones como dumplings, arrolladitos primavera, won tan fritos o langostinos salpimentados. Entre los principales hay opciones de pollo, cerdo, y pescados. Dentro del menú está el famoso pato laqueado que hay que solicitarlo a la hora de hacer la reserva.

Hong Kong Style
Foto: Cortesía del Explorador Gastronómico

Nos recomendaron el pollo salteado con shitake y bambú que fue una bendición para el paladar. Los pescados se sirven enteros con diversas salsas picantes o agridulces (o simplemente grillados). La mayoría de los platos se acompañan con arroz salteado. La comida china suele tener estos contrastes entre lo dulce y lo picante que a mí particularmente me encanta.

En cuanto a la atención, de entrada parecen fríos pero con el correr del tiempo se van abriendo a ayudarte en la decisión del menú final.

Si tienen ganas de ir a comer platos típicos chinos, Hong Kong Style es una excelente opción para disfrutar en pareja o con amigos.

Hong Kong Style queda en Montañeses 2149, Belgrano

Bi Won

Escondido en pleno barrio de Once se encuentra este maravilloso sueño culinario. Probablemente si pasas por la puerta ni siquiera notes la existencia bajo ese toldo amarillo. Pero una vez adentro, la cosa cambia.

El salón no se destaca por su estética, como en todo restaurante coreano lo importante es la comida Sillas de madera, manteles blancos, barra enchapada en cuero y la mirada atenta de su dueño Lee Heung Kil desde la caja. Simple, limpio y correcto por donde se lo mire.

Bi won
Foto: Cortesía del Explorador gastronómico

Los coreanos son de buen comer, y eso se nota en cada uno de los restaurantes que tuve la suerte de visitar. La carta es muy completa, es clave escuchar al mozo para tener una idea de lo que vas a comer. Dentro de los platos fuertes se destaca el Dolsot Bibim Bap, un gran bowl de piedra bien caliente que trae arroz, carne vacuna salteada, huevo y verduras salteadas, todo perfumado por una pasta de ají picante y aceite de sésamo. Otro de los platos que me encanta es el cerdo agridulce, bien marinado, dulce y picante. ¡Una delicia!

Bi Won
Foto: Cortesía del Explorador Gastronómico

Con cada plato principal, un sinfín de pequeños platos lo acompañan (ban chan). Dentro de estos acompañamientos suele haber verduras al vapor, el infaltable kimchi (repollo fermentado picante), arroz blanco, tofu, por nombrar algunos. La cocina coreana suele ser bastante picante. Clave una rica cervecita para aplacar el fuego coreano.

Párrafo aparte para Domingo, gran mozo y excelente persona. Está en cada detalle, te explica todo lo necesario para que tengas una velada más que agradable. En lugares donde uno no está tan familiarizado con el menú es muy importante encontrar un buen mozo que te guíe.

Bi Won queda en Junín 548, Balvanera.

Explorador Gastronómico
Cocinar, comer y viajar, son sus grandes pasiones. Cuando va a comer a un lugar nuevo siente ese cosquilleo de las primeras citas románticas. Nunca se niega a un asado. También es autor de Explorador Gastronómico