5 parrillas en Buenos Aires para pasar el Día del Padre -Primera parte-4 minutos de lectura

Carne asada de La Cabrera
Foto: Cortesía de La Cabrera

Para comer un buen asado cualquier excusa es buena y aunque para mí el mejor asado del mundo lo hace mi papá, en su día me puse a pensar: ¿dónde salir a comer para el Día del Padre? Les comparto los lugares que se me ocurrieron, así pueden hacer reserva con tiempo porque seguro van a llenarse.

La Nelly

La Nelly Parrilla
Foto: Cortesía de La Nelly

A La Nelly se va a comer el clásico asado argentino. Es el mismo desde que era chiquita e iba con mis papás, el mismo decorado sencillo y te atiende el clásico mozo. Ubicado cerca del puerto de Olivos, se puede comer una parrillada abundante en achuras y carne de primera calidad con vista al río.

Yo recomiendo las costillitas a la riojanas, que podés acompañar con ensaladas clásicas o con las infaltables papas fritas, todo a buen precio. En La Nelly sólo la vista ya es un lindo motivo para darse una vuelta.

La Nelly queda en Juan Bautista Alberdi 201, Olivos.

La Cabrera

La Cabrera
Foto: Mariana Burgues

Infaltable e infalible, La Cabrera no deja de estar en toda lista para salir a comer asado en Buenos Aires. Es realmente increíble la cantidad de gente que va a probar la calidad de su parrillada, de sus carnes y sus excelentes vinos. Los chicos de La Cabrera realmente saben lo que hacen; todos los platos salen en su punto justo y con el verdadero sabor del asado argentino.

Desde que llegás a la puerta te reciben muy bien, caminás entre las mesas y podés escuchar acentos de todo el mundo, naturalmente es uno de los puntos turísticos de la ciudad tras haber salido tres veces consecutivas (2013, 2014, 2015) en el listado de Latin America’s 50 Best Restaurants. La buena onda del personal es sumamente destacable, son super atentos y brindan una atención excelente.

La Cabrera queda en Cabrera 5127, Palermo.

Lo de Jesús

Lo de Jesús Parrilla Palermo
Foto: Cortesía de Lo de Jesús

Lo de Jesús es una parrilla en Palermo ideal para salir en familia. Se trata de una mezcla de restaurante tradicional con una fuerte influencia contemporánea, lo que le da mucha onda al lugar.

Además de tener una carta con una variedad amplia para comer un buen asado ahora están en su mejor momento con vinos a precio de vinoteca que traen de su local hermano, “La Malbequería”. Personalmente recomiendo el matambre a la pizza, ¡lo hacen muy rico y tierno! Lo de Jesús es una gran opción para agasajar a tu papá si es fan de un buen vino y del asado.

Lo de Jesús queda en Gurruchaga 1406 en Palermo

Villegas

Villegas Parrilla en Puerto Madero
Foto: Cortesía de Villegas Madero

“Culto por la carne” no es sólo el lema de Villegas, sino que es el modo en que presentan todo lo que hacen. Es una parrilla en Puerto Madero con un concepto simple y moderno, una hermosa vista al dique y tanto la calidad de su carne como el servicio que brindan están totalmente al nivel de su ubicación, ¡es todo de primera calidad!

Es una excelente opción para agasajar a alguien en su día o pasar un momento especial. Se puede pedir parrillada tradicional o si te animás hay platos más originales, te recomiendo los chinchulines envueltos en panceta o la quesadilla de morcilla.

Villegas queda en Alicia Moreau de Justo 1050 en Puerto Madero

El Desnivel

El Desnivel
Foto: Cortesía de El Desnivel

No tan lejos del elegante barrio de Puerto Madero está la parrilla El Desnivel en San Telmo, la otra punta del estilo de parrilla porteña que se puede encontrar en la ciudad. Un bodegón de porciones abundantes, sin pretensiones, donde la carne es la protagonista indiscutida y el asado de tira y el bife de chorizo se llevan todos los aplausos.

El parrillero se ve desde afuera y es imposible no tentarse. Y, tal como pasa en las mejores familias, si a alguno no le gusta la carne también están buenos los platos de pastas que tienen en el menú.

El Desnivel queda en Defensa 855, San Telmo.

Compartir:
Mariana Burgues
Mariana es hotelera, chef y trabaja como Coordinadora de Contenido en Restorando. Amante del olor a café recién molido a la mañana y de la comida casera. Le encanta conocer nuevos lugares en la ciudad y está en la búsqueda del mejor helado de pistacho de Buenos Aires. También escribe en En Boca de Todos .